sábado, 7 de marzo de 2015

Manifiesto de "Mujeres con Voz" para este 8 de marzo, día internacional de las mujeres.




 

Manifiesto “Mujeres Con Voz” 8 de Marzo       


Los cuidados son esenciales para el sostenimiento de la vida. Sin cuidados, no hay progreso, ni educación, ni desarrollo. Este trabajo ha recaído históricamente y sigue recayendo sobre las espaldas de las mujeres.
La lógica capitalista nos ha convencido de que debemos cuidar gratis et amore, de que es una labor menor, doméstica, periférica. El sistema es t​a​n perverso que las personas cuidadoras son las peor pagadas y las menos reconocidas socialmente.
​ ¿Cuánto se paga por unas mechas, una manicura francesa? ¿Y por que alguien cuide a una niña o un abuelo una hora?
Los trabajos de cuidado se realizan a menudo de puertas adentro, en los hogares. Así su visibilidad es nula: ¿acaso alguien valora lo que no ve? ¿Lo que se da por hecho?
Nuestra reivindicación de hoy es doble: visibilizar su importancia negada a través de los siglos y arrojar luz sobre la labor las personas que trabajan en los cuidados y de sus condiciones de trabajo.​ En la actualidad son mayoritariamente mujer​es migradas quienes realizan estos trabajos, esenciales para la subsistencia y el funcionamiento de la sociedad.
La sociedad ha entendido que, si lo que ocurre en ​una ​casa es violencia, no es 
​”Un problema de esa familia"​ ​que ​no es "​un asunto interno”, que "​los trapos sucios no se lavan en casa​"​​Hemos entendido que humillar, controlar, amenazar, golpear son formas de violencia. Y que las mujeres somos objeto de violencias específicas. Porque la violencia campa a sus anchas en la intimidad, en la oscuridad, de puertas para adentro. Porque es responsabilidad de todas las personas reconocer y señalar la discriminación y la violencia.
Si en la empresa privad​a, las mujeres cobramos menos por el mismo trabajo o sufrimos acoso sexual, ¿Qué no sufren las empleadas de hogar? Sin sindicato, sin fichar, sin amparo durante ​las horas de trabajo en un hogar ajeno...
​ 
​ En medio de la actual crisis económica y social, somos conscientes de nuestra desprotección en el ámbito de la empresa privada, pero ¿qué no ​nos haría​n​ ​nuestros jefes si pudieran, hasta dónde llegarían si nadie se enterase, si el lugar de trabajo fuera su casa?
Es urgente que revisemos nuestras creencias y actuaciones, porque si algo hemos aprendido es que nuestro silencio nos hace cómplices.
Hoy sacamos a las calles los trapos sucios, invisibilizados por el capitalismo patriarcal, para reconocerlos y reconocernos en nuestras posiciones y creencias.

1 comentario:

  1. Muchísimas gracias a todas vosotras por vuestros manifiestos y por el día tan precioso de este Domingo. Y agradeceremos por el espacio socio-cultural que ofrecéis al ciudadano. Un abrazo.

    ResponderEliminar