lunes, 10 de febrero de 2014

6 de febrero Día Mundial de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina




Tres millones de niñas sufren la Ablación/Mutilación Genital Femenina (A/MGF) cada año: 6000 niñas cada día. Es una práctica tradicional de la que se cree que potencia la belleza, el honor, las posibilidades de matrimonio, el estatus social y la castidad de una chica. Sin embargo, causa grandes dolores y puede llevar a hemorragias prolongadas, infecciones, infertilidad e incluso la muerte. Debido a la naturaleza privada del problema, es imposible estimar el número total de muertes debidas a esta práctica.




En Malicounda Bambara (foto), una población de Senegal, Mayamuna Traor ha desempeñado un papel fundamental en la prohibición de la mutilación genital femenina.



¿Por qué se practica? 

Aunque acarrea un gran sufrimiento, y a veces la muerte, los padres la permiten porque creen que así protegen el honor de la familia y los intereses de sus hijas. En las comunidades en las que se practica, las familias que se oponen a la A/MGF ven como sus hijas son discriminadas y repudiadas por su comunidad, lo que impide sus posibilidades de desarrollo.


Estas familias no pueden permanecer solas: con el apoyo mundial, es posible poner fin a esta práctica en una sola generación. El cambio ocurrirá cuando las comunidades dispongan de los conocimientos que les permitan tomar decisiones que pongan fin a esta práctica de forma duradera.


UNICEF trabaja para influenciar en que las políticas, la legislación y los presupuestos promuevan el abandono de la ablación/mutilación genital femenina y apoya a sus aliados en su trabajo para ayudar a las comunidades a acabar con esta práctica dañina.

¿Qué término usamos “mutilación” o “ablación”?


Aunque se refieren a la misma práctica, hay una importante diferencia entre los términos "mutilación genital femenina" y "ablación genital femenina". El primer término la condena, mientras que el segundo la legitima. Para afrontar esta contradicción, UNICEF y otras organizaciones que trabajan para que las comunidades abandonen esta práctica utilizan un término híbrido: "ablación/mutilación genital femenina".


El uso de la palabra “mutilación” refuerza la idea de que esta costumbre es una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres, y por lo tanto ayuda a promover un movimiento nacional e internacional para su abandono. Es el que se usa internacionalmente desde 1991.


Sin embargo, en las comunidades que la practican, el término “mutilación” puede resultar problemático. Las lenguas locales normalmente usan el término “ablación”, porque resulta más neutro: es comprensible que los padres no admitan que “mutilan” a sus hijas. Por eso, este término se emplea en el trabajo cotidiano que se realiza con las comunidades para poner fin a la práctica.


En ocasiones, también se emplean otros términos como excisión, infibulación o “circuncisión femenina”.

¿Quieres saber más?


Puedes saber más sobre la A/MGF, los países en los que se practica y algunas opiniones de gente que la apoya y que se opone a ella en "No te cortes, muévete por quienes sufren la A/MGF", una propuesta didáctica de Enrédate con UNICEF que también incluye actividades para desarrollar en clase.






Fuente: http://www.enredate.org/cas/dia-mundial-de-tolerancia-cero-a-la-ablacion-mutilacion-genital-femenina

No hay comentarios:

Publicar un comentario